Bienvenido a Voces en el Silencio
Aerko
Bienvenido

Menu Principal
· Inicio
· Top 20
· Archivo de Historias
· Busqueda
· Seleccion por temas

Libro: Voces o Silencio
"... “Voces o silencio”, el texto no sólo aporta –y mucho– al trabajo de los profesionales que desarrollan su tarea con sujetos con sordera o hipoacusia, sino también a esos sujetos y, fundamentalmente, a su entorno familiar..."
Para más información info@voces.org.ar


Usuarios Conectados
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
(Regístrate)
Membresía:
Último: BLeticia
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 2
Total: 8794

Gente en línea:
Visitantes: 58
Miembros: 0
Total: 58

Usuarios
· Foros
· Su Cuenta
· Enviar Noticias
· Mensajes Privados
· Sugerencias
· Recomiendenos
· Links - Enlaces

Preguntas Frecuentes
· Voces en el Silencio
· Como usar el sitio?
· Puedo cambiar la contraseña
· Como se editan los datos de su cuenta

 
Historias Historias: Cuatro sordomudos son ejemplo de superación en Tinjacá
Editado el Voces el Monday a las 10:45:00, el 18 September del 2006
Contribución de Voces


Pese a su discapacidad, se ganan la vida tejiendo mochilas, elaborando piezas en madera y como prestamistas.
Los hermanos Rodríguez Murcia nacieron en un universo donde no hay sonidos. Los cuatro, José Antonio y Ángel Máría (gemelos, de 41 años), Marcos Aurelio y Luis Enrique, de 37 y 32 años, padecen de una enfermedad congénita que les impide hablar y escuchar ...

Son sordomudos, a pesar de que sus padres y sus tres hermanas mayores no lo son. Sin embargo, para ellos su discapacidad no es ningún problema. Han aprendido a convivir en medio del silencio absoluto y se declaran tan felices como cualquier otro cristiano.

Nacieron en Ráquira, pero se criaron en la vereda Santa Bárbara, de Tinjacá, donde viven actualmente con sus padres, en una pequeña parcela donde tienen cultivos de duraznos, maíz y yuca.

De los cuatro, sólo los gemelos, José Antonio y Ángel María, fueron a la escuela. Allí aprendieron a leer y escribir, a sumar y a restar. Y luego, ellos les enseñaron lo mismo a sus otros dos hermanos.

Dicen, por medio del lenguaje de señas que ellos mismos se inventaron (nunca han ido a un instituto para sordos), que no siguieron estudiando porque no había dinero ni tiempo. Tenían que trabajar.

Cada vez que bajan al pueblo, los domingos, los pobladores de Tinjacá los saludan con expresiones de afecto. Se han dado a querer no sólo por su simpatía sino por su espíritu de superación.

Hace varios años aprendieron con pulcritud a tejer mochilas, al mejor estilo de los indígenas arawaco. Es común verlos recorrer las calles del pueblo ofreciendo sus creaciones a propios y visitantes. Cuentan a través de su sobrina Sonia (quien interpreta sus señas) que los mejores clientes son los extranjeros, que pagan lo justo y no piden rebaja.

También elaboran molinillos, cucharas y cucharonas de madera, que cobran de acuerdo con su tamaño.

Con la misma entrega, cuidan los cultivos de su parcela y se emplean como jornaleros, cuando los contratan. "Son muy trabajadores y responsables, por eso la gente los quiere", señala Adriano, vecino de Tinjacá y amigo de los 'muditos', como los conocen allí.

Pero eso no es todo. Como buenos rebuscadores que son, encontraron una forma adicional de aumentar sus ingresos.

** Prestamistas y eficaces chepitos
Además de vender las artesanías que elaboran en su taller mientras ven televisión, los hermanos Rodríguez encontraron una entrada adicional de dinero. Se convirtieron en prestamistas.

Cuando alguien necesita que lo saquen de un apuro, les mandan una carta con su nombre y la cantidad deseada. Si tienen y pueden, cuentan ellos, facilitan la plata sin ningún problema, a intereses bajos. Entre risas comunican que no son ningunos 'agalludos'. Dicen que hay gente que les paga de manera cumplida, aunque hay otros que se quieren aprovechar de su condición para quedarse con su dinero.

Para recuperar la plata del deudor incumplido, lo persiguen por todo el pueblo y, según ellos, 'lo hacen quedar en ridículo'. Levemente arañan sus manos en la cara, en señal de haber sido robados. También se sujetan los codos, para hacer ver al otro como un tacaño.

Igualmente acuden a toda suerte de misivas que ellos mismos escriben, y denuncias ante el Personero. "Somos sordos, no tontos", señalan en medio de una carcajada muda. No obstante, reconocen que varios les han quedado mal.

** Siempre juntos
Los hermanos Rodríguez son inseparables. Cuando los contratan como jornaleros, tienen que ir todos. De lo contrario, no trabajan.

Los gemelos son los más juiciosos con la plata. Quieren ahorrar y tener propiedades. Luis Enrique, el menor, es el más despreocupado. "Para qué tanto esfuerzo, si no voy a tener familia", señala. Marcos Aurelio, el más alegre, reconoce que tiene novia y que quiere casarse.

Por último, 'dicen', les gustaría tener apoyo para formar su propia empresa, pues les gustaría dedicarse a comercializar sus artesanías. Mientras tanto se refrescan del calor que sofoca a Tinjacá con cuatro cervezas bien frías.

Publicado en El Tiempo.com


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Historias
· Noticias de Voces


Noticia más leída sobre Historias:
BRENDA COSTA: Modelo Sorda


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


"Cuatro sordomudos son ejemplo de superación en Tinjacá" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.14 Segundos